30/8/07

Hugo Lindo: Poeta, Ministro, diplomático, miembro de la Asociación General de Estudiantes Universitarios Salvadoreños, AGEUS

Por: Roselia Núñez

Hugo Ernesto Lindo Olivares, se destacó como poeta, periodista, juez, docente y miembro de la Asociación General de Estudiantes Universitarios Salvadoreños, AGEUS. Además de poeta, novelista y cuentista fue diplomático; estuvo destinado en Chile, Colombia, Egipto y España.

Fue Ministro de Educación en 1961 y director de la Academia Salvadoreña de la Lengua. Para conocer más de cerca de este escritor, se ha hecho una entrevista con la Maestra Astrid Lindo Fuentes, la penúltima de los siete hijos de Hugo Lindo.

Entre los diversos recuerdos que ella guarda de su padre, destaca que al escritor le gustaba coleccionar cerditos de barro. Otro detalle a mencionar, es que detrás de la casa donde él habitaba, había construido un espacio para su biblioteca personal y un laboratorio de fotografía, ya que una de sus aficiones era fotografiar todo lo que consideraba digno de ser plasmado para la historia.

La residencia de Lindo, ubicada en la Colonia Escalón, fue construida en los años 60, cuando aún era una zona donde llegaban a pastar las vacas. Había conejos e incluso un ranchito de paja, recuerda la hija del escritor.

Durante la ofensiva de noviembre de 1989, lanzada por el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, FMLN, esta casa fue ocupada por miembros de la guerrilla, “quienes respetaron sus haberes y familiares por orden de su comandante, un hijo del escritor Roberto Armijo”.

Su padre
El papá de Hugo Lindo, fue de los primeros “teachers” de inglés en los diferentes colegios de San Salvador. Un dato curioso que ella recuerda es que el escritor se negaba a aprender inglés, “no sé si porque tenía dificultad por aprenderlo o por el sentimiento anti yanki”.

El escritor unionense, valoraba mucho de su padre Oscar Lindo, que fuera judío y que hubiera renunciado a todo por estar con Matilde Olivares, madre de Hugo, de religión católica.

De sus dos padres, apreciaba que aunque con poca formación académica fueron ellos quienes le estimularon su vocación por la literatura.Eran cinco hermanos los de Hugo Lindo.

A Herbert, el menor de ellos, lo asesinaron durante la revuelta de 1944, cuando era estudiante de Medicina de la Universidad de El Salvador.De ahí se inspiró para escribir el poema “muerto un niño”.

Lindo fue miembro de la AGEUS en 1944, que durante la “huelga de brazos caídos” obligó a Maximiliano Hernández Martínez a dejar la presidencia de El Salvador.

El escritor era alto, de constitución delgada, tez blanca y ojos cafés.

La Maestra Lindo, dice que le gustaría que recuerden a su padre como una persona que fue consecuente con su vocación. Como una persona con buen sentido del humor y disciplinado en su labor como escritor.

Hugo Lindo era impredecible, teatral, intolerante a la mediocridad y exigente con el tema del lenguaje: “una falta de ortografía era intolerable para él”, sobre todo cuando revisaba los trabajos de estudiantes.

Ella considera que entre los consejos que más le han marcado su vida está el de poseer y desarrollar el coraje quijotesco por la lucha hacia lo que se siente atraído, “sin importar las consecuencias”.


Datos del escritor

Su nombre completo: Hugo Ernesto Lindo Olivares
Lugar de nacimiento: Ciudad portuaria de la Unión
Nació: 13 de octubre de 1917
Falleció: 9 de septiembre de 1985
Su madre: Matilde Olivares de Lindo
Su padre: Oscar Lindo
Siete hijos: Matilde del Carmen, Irma Ruth, Óscar, Arturo, Ricardo Ernesto, Héctor y Astrid.

Algunas de sus obras poéticas
1932: Prisma al sol
1936: Clavelia
1943: poema eucarístico
1947: Dos afluentes de sangre
1953: Sinfonía del límite
1955: Territorio del sentido
1959: Trece instantes
1968: Maneras de llover
1971: Este pequeño siempre
1972: Sangre de hispana fecunda
1976: Resonancia de Vivaldi

Narrativa
1947: Guaro y champaña
1949 y 1950: Antología del cuento moderno centroamericano
1956: El anzuelo de Dios
1959: Aquí se cuentan cuentos
1960: Justicia, señor gobernador
1962: Tres cuentos
1974: Espejos paralelos
1983: Yo soy la memoria

Nota: Este artículo también ha sido publicado en la Gazeta Universitaria de la Universidad de El Salvador, en Mayo de 2005.