31/8/07

Comunicadores sociales repudian violación a la libre expresión y derecho al trabajo de periodistas

San Salvador, 12 de julio de 2007

El movimiento de Comunicadores Unidos por la Libertad de Expresión repudiamos la represión sufrida a la compañera María Haydée Chicas Sorto, estudiante de último año de la carrera de Periodismo de la Universidad de El Salvador y Coordinadora de Comunicaciones de CRIPDES, quien fue capturada el 2 de julio en Suchitoto, cuando ejercía su labor como periodista y comunicadora social.

De acuerdo a la jueza Ana Lucila Fuentes de Paz del Tribunal Especializado de San Salvador, la compañera Haydeé Chicas deberá permanecer detenida durante tres meses en el Centro de Readaptación para Mujeres de Ilopango, junto a las otras cinco compañeras, todas acusadas de Actos de Terrorismo, al igual que los siete hombres quienes deberán permanecer en el penal de Mariona.

Consideramos que este caso sienta un mal precedente para la sociedad civil salvadoreña y en especial para los periodistas, porque esto indica que debemos hacer periodismo a favor de las políticas del gobierno o de lo contrario seremos reprimidos por este.La captura de la compañera periodista pone en peligro “la libertad de expresión y la libre circulación de la información, ideas y conocimiento, pilares del desarrollo”, como lo señaló Koichiro Matsuura, Director de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), el 3 de marzo, en el marco del 13º Aniversario de proclamación del Día Mundial de la libertad de Expresión.

En este contexto, nos unimos a las compañeras y compañeros de CRIPDES y exigimos se respete el derecho a la compañera Haydée Chicas quien al momento de su captura simplemente ejercía su labor como periodista.

Por otro lado, nos pronunciamos en contra de algunos periodistas que se prestan servilmente al gobierno e incluso actuando de mala fe señalaron a la Colega para que fuera capturada, a estos les decimos: Quedará en sus conciencias este atropello.
Como periodistas, nos avergonzamos de la actitud de estas personas quienes se han convertido en jueces y policías, olvidándose de su labor como periodistas.

Como comunicadores, nos unimos a la campaña de recolección de firmas a favor de la liberación de la compañera Haydée Chicas y de los otros doce compañeros detenidos.